Diciembre es un mes de muerte



Hoy he ido a ver a mis abuelos, creo que hacía dos años que no iba a verlos. La visita no la tenía programada pero ya que estaba allí. También aproveché para saludar a tíos y demás familia lejana aunque la verdad es que las tumbas más bonitas eran las de mis abuelos. Ellos también eran bonitos. He hablado con los dos, les he preguntado si me leen, si les gusta lo que hago y si me siguen queriendo. Luego he pensado si alguien vendrá a hablar conmigo cuando yo me muera y si llorará tanta gente por mí como lo estaban haciendo por el primo que estábamos enterrando en ese momento. Seguí aprovechando la situación y lloré, ahí nadie me va a preguntar por qué lo hago, lo hice por mi madre y por toda la gente que quiero y a la que diciembre no respeta llevándose a sus padres o a sus abuelos. Diciembre es un mes de muerte. Y de mierda, por qué no decirlo. Lo es tanto que mientras ponían a mi primo en el nicho se oía de fondo un cumpleaños feliz con aplausos y todo. No pude evitar reírme. Las campanas de la iglesia repiqueteaban por la muerte, los aplausos por la vida, y el petardo por la Navidad. La Navidad sí que es petarda por eso se hace en diciembre, porque es un mes de mierda. 

#AurorapostLondres 

No hay comentarios:

Publicar un comentario