Hola Septiembre

Aurora perdió al mes de agosto. La sal marina, las manos de mamá extendiéndole la crema, el sol a las seis, las sonrisas tras el objetivo y los descubrimientos en los parques.
Lo busca por la casa, en los cajones de la ropa, por el patio, en el sillón del abuelo y hasta en el columpio donde arrulló sus sueños.
Bajo la cama encuentra a septiembre. El olor a témperas, las nuevas lecciones de la maestra, los jalones de pelo en el recreo, también lágrimas camufladas en las hojas secas del suelo, corazones raspados, besos detrás del cuello, narices respingadas apoyadas en el cristal y al frío paseo del invierno sin ti.  

Nota: Relato que participa en el IV certamen de relato corto para mesilla de noche de Esta noche te cuento, con el tema "Tras la batalla".

2 comentarios:

  1. Ya te leí en ENTC, hilandera. Septiembre es una pausa para ir acelerando hasta la batalla anual que nos devolverá al plácido descanso estival. Sin embargo, el otoño es la época más agradable que conozco, tal vez por la latitud en la que vivo.
    Un saludo
    JM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues espero que para Aurora también lo sea, ya lo iré contando, gracias Juan por pasarte por los dos sitios, eres genial, un beso

      Eliminar