*Desde que mi corazón se convirtió en sal, ya no se escuchan latidos sino golpes de marea.

14 comentarios:

  1. Corazones desechos que, sin embargo, se recomponen para salir adelante. Hermoso texto. Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias; siempre para delante, :) saludos cariñosos.

      Eliminar
  2. Y encima, la ensalada de imposibles me sabe mejor.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
  3. Como siempre reflexiones de categoría que talento con estas frases llenas de sal.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Exquisita forma de embellecer las emociones.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Bajamar, pleamar y salitre en la piel. No parece malo.
    Un beso
    JM

    ResponderEliminar
  6. "Que escritora mas salada" :-)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, ayss, será porque vivo cerquita del mar y algo se me pega :D besos.

      Eliminar
  7. El mar rompiendo en las venas...
    Besos.

    ResponderEliminar